Historia

Una fábrica del diseño italiano desde 1921.

Descubre la historia y los orígenes de Alessi y cómo surgieron las colaboraciones con los diseñadores más relevantes.

1920 -

Los inicios

En 1921, Giovanni Alessi junto con su hermano fundó Fratelli Alessi Omegna - FAO, un “Taller con fundición para labrar chapas de latón y alpaca”. La primera producción de FAO se inspiró en los cánones dictados por los fabricantes más prestigiosos de artículos para el hogar a principios del siglo XX, sobre todo austriacos e ingleses. Giovanni tenía una auténtica obsesión por la calidad y el trabajo bien hecho: sus productos de cobre, latón y alpaca, posteriormente niquelados, cromados o plateados, se valoraron rápidamente por el gran esmero en la fabricación y su acabado perfecto.

1930 -

Carlo Alessi

En 1932 Carlo Alessi, primogénito de Giovanni, comenzó a trabajar en la empresa siendo muy joven y diseñó la mayoría de los objetos fabricados entre mediados de los años treinta y 1945. En los años 30 aceleró el proceso de crecimiento de la empresa ampliando la plantilla del taller y creando una red comercial. Gracias al talento de Carlo como diseñador, se fabricaron los primeros productos con originalidad y autonomía creativa. Sin embargo, al final de la década esta prometedora expansión sufrió una desaceleración debido a la situación política.

1940 -

La Guerra

"Al estallar la segunda guerra mundial Fratelli Alessi Omegna, como muchas otras empresas italianas, tuvo que reconvertirse y fabricar materiales bélicos. Al final del conflicto, con la reanudación de las actividades, FAO sentó las bases de ese proceso de transformación que le llevó a pasar de un tamaño artesanal a uno industrial. Además, fue desarrollando con mayor impulso su propia imagen de producto, capaz de competir con la creatividad de las principales empresas del sector y de acceder al mundo del diseño italiano entonces en ciernes.

1950 -

Ettore Alessi

Durante los años 50 la empresa abandonó progresivamente la utilización de metales blandos centrándose en el acero inoxidable y trasformando la fabricación de artesanal a industrial. El cambio se plasmó también en una nueva denominación: ALFRA (ALessi FRAtelli). En esos años la empresa se especializó sobre todo en la fabricación de objetos para uso profesional (hoteles, restaurantes, bares, etc.). Carlo Alessi, primogénito del fundador, le sucedió al padre en la dirección de la empresa. Su hermano Ettore, que emprendió su trayectoria en 1945, se convirtió en responsable del Departamento técnico, reforzando su propia identidad en el diseño: en este período se crearon algunos “tipos industriales”, como las cestas y el portacítricos fabricados con alambre de acero. Bajo su dirección, ALFRA se abrió también a la colaboración con diseñadores externos: Luigi Massoni, Carlo Mazzeri y Anselmo Vitale.

1960 -

Ceselleria Alessi

En los años 60, a los productos concebidos para el sector profesional se sumó una colección de artículos creados para uso doméstico. Los objetos de “Ceselleria Alessi”, cuyas líneas procedían de la reelaboración de los estilos de la platería clásica, tuvieron una gran aceptación al acertar con el gusto de la época y se convirtieron rápidamente en los más vendidos. En este período se produjo el boom del mercado internacional, donde la calidad de fabricación de los nuevos productos de acero pulido y satinado marcó la diferencia de esta empresa italiana, que en 1964 ganó el prestigioso premio “Mercurio d’Oro per l'industria”, entre más de cien empresas competidoras, afianzándose como una de las realidades más creativas y emprendedoras del sector.

1970 -

Los Primeros Héroes del Diseño

IEn 1970 entró en la empresa Alberto Alessi, nieto del fundador. Los primeros proyectos que desarrolló fueron una colección de bandejas y cestas diseñadas por el grupo Exhibition design, un sistema modular para el servicio en la mesa creado por Franco Sargiani y Ejia Helander, así como Alessi d’Après. Esta última fue una operación para investigar la fabricación de “múltiples obras de arte” implicando, entre otros, a Salvador Dalí en una clara manifestación del deseo de Alberto de fabricar objetos no solo funcionales, sino que también satisfagan la necesidad de arte y poesía de las personas. En los años 70, después de estos primeros proyectos, las colaboraciones con Ettore Sottsass, Richard Sapper, Achille Castiglioni y Alessandro Mendini contribuyeron a transformar la empresa en la Fábrica del Diseño imaginada por Alberto.

1980 -

Tea & Coffee Piazza

En la primera mitad de los años 80, de la colaboración con Alessandro Mendini surgió la operación Tea & Coffee Piazza, dirigida a explorar el mundo de la arquitectura internacional para hallar nuevos talentos capaces de renovar el lenguaje del diseño de los objetos para el hogar. A los arquitectos participantes se les propuso el tema del “servicio de té y café”. Los resultados de “Tea & Coffee Piazza” se presentaron en 1983 y lograron un considerable éxito de público y crítica, afianzando definitivamente a Alessi entre las fábricas del diseño italiano. Además, esta operación permitió descubrir a dos nuevos grandes diseñadores: Aldo Rossi y Michael Graves.

1990 -

Jóvenes Diseñadores & Nuevos Materiales

En los primeros años 90 se abrió el Centro Studi Alessi (CSA) con una doble misión: hacer aportaciones teóricas sobre temas relacionados con el objeto y coordinar el trabajo que la empresa deseaba emprender no solo con autores conocidos, sino con jóvenes diseñadores. Alessi exploró nuevos lenguajes del diseño y así nacieron algunos de los productos-icono de ese período, como el encendedor Firebird de Guido Venturini o el galletero Mary Biscuit de Stefano Giovannoni. Otros materiales se sumaron al acero, hasta ese momento utilizado de forma exclusiva. El catálogo se enriqueció con objetos creados en madera, plástico, vidrio, porcelana, cerámica… En 1998 se inauguró el Museo Alessi.

2000 -

Tea & Coffee Towers

La operación del proyecto Tea & Coffee Towers inauguró el siglo XXI y, veinte años después, siguió desarrollándose sobre los mismos supuestos teóricos del Tea & Coffee Piazza. Una vez más el tema propuesto a los arquitectos participantes fue el “servicio de té y café”, apto para trasladar a pequeña escala las visiones de diseño que ellos aplican normalmente a gran escala. Con esta operación se abrieron las puertas a nuevas colaboraciones con David Chipperfield, Doriana y Massimiliano Fuksas, Zaha Hadid, Toyo Ito, entre otros, llevando el carácter ecléctico del catálogo Alessi a su plena madurez. “Todo el bagaje de conocimientos y novedades de los catálogos anteriores”, observó Alessandro Mendini al respecto “se profundizó, amplió y reinterpretó con una proliferación de productos nunca vista en la historia de Alessi.” En 2000 Alessi empezó a colaborar con empresas que trabajan en sectores de producto distintos al suyo, ofreciendo su gran experiencia en el desarrollo de investigaciones en el campo del diseño.

2010 -

Ético y Radical

La investigación de Alessi en esta década se orientó en dos aspectos, que Alessandro Mendini definió con los términos “ético” y “radical”. “Ético”, entendido como el impulso hacia una nueva sencillez, también como austeridad de proyecto. En cambio, “radical” indica la investigación de formas fuertemente expresivas y decorativas. Los proyectos de signo “radical” (por ejemplo, del propio Mendini o Marcel Wanders) y los de orientación ética (como los de Naoto Fukasawa o David Chipperfield) se pueden interpretar según esta dicotomía, aunque en la diversidad de sus lenguajes nos inviten a reflexionar sobre la relatividad de esta clasificación. La distinción entre “ético” y “radical” es un intento parcial de definir la realidad mucho más compleja del diseño como disciplina creativa de matriz artística y poética.

2020 -

Hacia el Centenario...